Advertisement

Creadores de variadas ramas de la creación van a darse cita en el T-Cross Creativity Fest. 8 de junio en La Casa del Lector de Matadero Madrid. 

El Pavón Teatro Kamikaze fue fundado por cuatro kamikazes: Miguel del Arco, Israel Elejalde, Aitor Tejada y Jordi Buxó, en el año 2016.

Animal Jazz y El Molino de Santa Isabel son dos escuelas en un mismo espacio en la calle Calle de Santa Isabel número 42.

Nueva incorporación al panorama coctelero madrileño. Aire british y sofisticación y diversión años 20 en LobByto, la coctelería que devuelve su esplendor al Gran Hotel Inglés.

El mes de octubre pasado vio la luz el primer volumen de Sapiens de los cócteles, la colección de títulos que dentro del proyecto global del Sapiens de la gastronomía está llevando a cabo la Fundación el Bulli.

<
>

MARÍA JEREZ, EL ARTE DE INTERVENIR

Por Anabel Poveda

Coreografía, cine, artes visuales, performance… pero también comisariado artístico y docencia. María Jerez es una creadora en el más amplio sentido de la palabra, una mente y un cuerpo inquietos que llegan a Naves Matadero los días 29, 30 y 31 de marzo con The Stain, una propuesta que muestra cómo pueden convivir y coexistir cosas y personas que no están pensadas para estar juntas. ¿Una metáfora de la actualidad?

Después de estrenarse en Bélgica, The Stain llega a Madrid para jugar con el espacio, los elementos escénicos y el público. “El espacio juega un papel muy importante en este trabajo porque la pieza trata de juntar cosas que no están pensadas para estar juntas. Las hace coexistir y convivir en el mismo lugar; un espacio en el que hay materialidades, relaciones cromáticas, relaciones arquitectónicas, que se ponen en juego en la propia mezcla de elementos o entidades”.

Durante el proceso María ha estado acompañada de personas que se han ido sumando para enriquecer la propuesta escénica. “Mi interés tenía que ver con el acercamiento a las diferentes materialidades, ya sea la madera del carpintero y los ensamblajes que es capaz de hacer; el sonido y la música, como un elemento invasor; la pintura, como esa materia que tiene la capacidad de impregnar una superficie y hacerla cambiar; del panadero me interesaba mucho la materialidad del pan, la masa y su fermentación; y la luz, también como un elemento casi energético que se pone en diálogo con otras cosas”. Así, coleccionando conversaciones, objetos, elementos y relaciones entre las materias nace la idea de ponerlos a dialogar en un espacio común.

La descripción minuciosa y pausada que hace de la propuesta y del proceso de creación invitan a descubrir cómo evolucionarán esas relaciones en escena; pero, ¿y el público?, ¿jugará algún papel? María nos desvela que “The Stain, (“la mancha” en castellano), es un espacio de promiscuidad donde todo se mezcla con todo. El espectador es uno más, la idea de este espacio donde conviven cosas es que no haya jerarquía ni diferenciación entre unos elementos y otros. Todo es susceptible de ser intervenido, invadido, puesto en relación, contaminado”.

Creativa, curiosa, investigadora… echa de menos espacios de creación que no tengan que estar necesariamente vinculados a la difusión. “Esos espacios son escasísimos, prácticamente inexistentes aquí; ya que la creación es una necesidad que no tiene que producir necesariamente visibilidad”. Esa escasez hace que María esté acostumbrada a viajar a países donde investigar, sin la presión de la difusión, está bastante más cubierta. Por suerte, ese apoyo le permite reflexionar, madurar y experimentar fuera, para que luego lo podamos disfrutar dentro.   The Stain, de María Jerez · Del 29 al 31 de marzo en Naves Matadero.

 

 

Exposiciones: María Jerez, el arte de intervenir