cabecera_XL

xl_pequeños_paraisos

Diálogo danzante

 

Reparto:
A: un joven bailarín de ballet (pero podría tratarse también de una señora con abrigo de visón, que sólo acude a teatros “bonitos”);

B: una joven bailarina de danza contemporánea (o un joven “culturEta”que suele acudir a salas alternativas);

D: la DANZA.


A: Pero, qué es lo que bailan la Sol Picó y la Teresa Nieto? ¿Es flamenco o contemporáneo?

B: No te metas con ellas que son unas Artistas! Ver bailar a Sol Picó “flamenco”, con unas zapatillas rojas, de punta, en Bésame el cáctus (2001) vamos ¡Toda una experiencia! Y qué decir de la última obra de Teresa Nieto en Cía., De cabeza (2008), en la que un trampolín -metáfora de cómo cada uno se enfrenta a la vida, al futuro y a sí mismo, hace posible la comunicación y el entendimiento entre seis bailarines que hablan, tres flamenco y tres contemporáneo.¡Simplemente genial!
¿Y qué es lo que hace Nacho Duato, el director y coreógrafo de la Compañía Nacional de Danza y la CND2? Me parece muy fuerte que sus obras aparezcan, en las guías de ocio, bajo la voz “estilo contemporáneo” porque, de verdad ¡no es contemporáneo lo que hace, es más bien neoclásico!

A: Lo que hace es romper, con estilo, las líneas clásicas.

B: ¡Pero esto no quita que tenéis que modernizaros! ¡Que la gente ya no cree no ni en mujeres hechizadas, ni en princesitos! Tanto virtuosismo, ¿para qué? Parece que seguís bailando para el público del siglo XIX y no para el hombre moderno!

A: Me parece que tu no viste Coppélia (2006), interpretada por El Ballet Víctor Ullate Comunidad de Madrid. En la revisión que ha hecho Eduardo Lao de este clásico, Coppelia no es ninguna muñequita, sino un ser androide, elaborada en un laboratorio cibernético!

D: ¿Todavía estáis con esa absurda polarización? ¿Clásico o moderno? Yo, en esta última decáda, no sólo he derrumbado las barreras que existían entre los lenguajes coreográficos, sino que los creadores me han fundido con las demás expresiones artísticas: teatro, escritura, música, etc.

B: ¡Es justo lo que quería explicarle yo! Le iba a hablar de los espectáculos de Ramón Oller Martínez (Cía. Metros) o de Inés Boza (Cía. Senza Tempo).

A: Ah, pues explícame entonces qué es eso de vaciar una bolsa de patatas en la cabeza de un bailarín, como hizo la que bailó en Julius y Florette (2005), de la Búbulos Danza de Carles Salas; o eso que hace Juan Carlos García (Cía. Lanòmina Imperial). Me acuerdo que en Variaciones Aleluya (2007) ¡salió al escenario una cantante de rock! Y eso de que los bailarines improvisan un pas de deux con las farolas o los bancos de una plaza, de verdad, ¡no lo entiendo!

B: ¡Ah! ¿Te refieres a los espectáculos de Mónica Runde, la de 10&10 Danza? Pues, ¡a mí me parece genial que la danza haya salido a la calle! Así, por fin, la puede ver todo el mundo! ¿Sabes que ahora se hace también video-danza? ¡Danza en pantalla! Hay festivales y todo.

D: Chicos, chicas, señores y señoras, a ver…Da igual dónde el coreógrafo haga bailar al bailarín; no importa si éste funde los movimientos de los cuerpos de los bailarines con luces, objetos, palabras, músicas, etc. Si consiguen que todos esos elementos bailen juntos, los sentimientos del espectador también bailarán.

B: Jo, tienes razón, lo que hace Angeles Margarit (Cía. Mundaces), ese diálogo entre lo que se proyecta en las pantallas y lo que hacen los bailarines siempre me deja sin aliento.

A: ¡Yo estoy perdido! Vamos a ver. Por lo que me estáis contando ¿no deberíamos hablar más de performance que de danza?  Mejor aún  ¿sigue existiendo la danza?

B: ¡Claro que existe! A parte de que está hablando aquí con nosotros, lo que pasa hoy en día es que hay “muchas danzas contemporáneas”. Cada compañía, cada coreógrafo, y ahora también cada bailarín, sigue un camino propio de investigación, que se traduce en multiplicidad de estilos. Las creaciones de Chevi Muray (Cía. Losdedade), Cesc Gelarbert (Gelabert-Azzopardi), Enrique Cabrera (Aracaladanza) son auténticas aventuras estéticas y eso que nos hablan de la miseria, de los dolores de la gente común,  en fin de la vida real, de nosotros!” Y Olga Cobos, Mónica Valenciano, Tony Fabre, Daniel Abreu, Rafael Bonachela, Francesc Bravo, Carmen Roche, Carmen Senra, Mateo Feijo, Igor Calonge, y muchos más.

D: Me encantaría seguir hablando con vosotros, hablaros más de mí, de mis intérpretes, de la gente que trabaja en mi equipo, pero tengo que ir a ensayar. ¡Nos vemos en los teatros o en las calles o en cualquier otro lugar dónde me hagan y me dejen actuar! I

Texto: Valentina Volpato

Imágen: Aracaladanza

Diálogo danzante